En la capital de España hay rincones secretos que pasan desapercibidos y que muchos de sus habitantes aún no conocen. Como es el caso de la puerta secreta del Ratoncito Pérez en el Metro de Madrid.

A pesar de que cada día cruzan miles de personas por la entrada del metro, muy pocas conocen el secreto que esconde la estación Banco de España.

Y es que desde hace varios años, existe una puerta en miniatura ubicada en uno de los accesos a la estación. Que por su tamaño y peculiaridad, llama la atención de los niños que la descubren.

Puerta secreta del Ratoncito Pérez

Esta puerta de unos 10 o 15 cm, está reservada para el uso exclusivo de uno de los personajes más populares de los cuentos infantiles, el famoso Ratoncito Pérez.

Su acceso privado al metro de Madrid le permite llegar hasta las casas de todos los niños que, a diario, dejan sus dientes de leche en la mesita o bajo la almohada de su cama con la ilusión de recibir la visita del Ratoncito Pérez.

No sabemos con certeza cuál es su origen ni quién decidió colocar la puerta de madera en este lugar. Pero la persona anónima que lo hizo, generó un interés cada vez más popular entre los ciudadanos y turistas que cada día se acercan a visitarla.

Puerta del Ratoncito Pérez restaurada

En 2021 sufrió algunos deterioros ocasionados por el ocio nocturno de la ciudad. Pero gracias a las innumerables peticiones de los habitantes de la capital, el Ayuntamiento de Madrid decidió restaurar de nuevo la puerta del Ratoncito Pérez que actualmente podemos visitar en el metro Banco de España.

¿Dónde vive el Ratoncito Pérez?

El Ratoncito Pérez vive en la Calle Arenal Nº8 de Madrid. Y lo cierto es que el personaje tiene allí su propia casa-museo dónde a diario recibe la visita de muchas familias para conocer su historia y relatos fascinantes que permite a los más pequeños hacer volar su imaginación.

Desde luego es una actividad que no podéis pasar por alto si residís en la Comunidad de Madrid o si tenéis pensado escaparos al centro de la ciudad.

Nosotros visitamos el museo hace unos 4 años en compañía de nuestra hija mayor. Y salió tan emocionada del museo que a día de hoy recuerda este lugar mágico con mucha ilusión.

Os recomiendo que realicéis ambas visitas cuando los niños empiecen con la caída de los primeros dientes de leche. Su imaginación les transportará a un escenario de cuento infinito durante su infancia.

¿Conocíais estos rincones de la capital? Os animo a dejar un comentario al final del artículo con vuestras dudas o experiencia.

Author

Soy Isabel, madrileña, trabajadora, mamá de 2 niñas y un bebé recién nacido con el que hemos formado familia numerosa. Apasionada del DIY y la decoración. En mi bitácora encontrarás info sobre el embarazo, maternidad, lactancia y crianza según mi experiencia como madre.

Deja un comentario

Pin It
A %d blogueros les gusta esto: