Repostería

Receta Buttercream o crema de mantequilla

El buttercream o crema de mantequilla es perfecto para decorar nuestros cupcakes o relleno de tartas. Aunque a primera vista pueda parecer complicado, en realidad su preparación es muy sencilla. En el post de hoy os cuento paso a paso cómo hacer una buttercream y algunos trucos para que os quede perfecta.

Ingredientes

  • 250 gr. de Mantequilla
  • 250 gr. de Icing sugar (azúca en polvo)
  • 2 Cucharadas de leche
  • 1 Cucharada de aroma de vainilla
  • Colorante alimenticio
  • 1 Pizca de sal

Utensilios de repostería

  • Manga pastelera
  • Boquillas
  • Molde para figuras fondant (opcional)
  • Batidora con varillas o robot de cocina

3 Consejos antes de comenzar

Para que la textura de la buttercream nos quede perfecta, tenemos que dejar la mantequilla a temperatura ambiente cerca de 1 hora aproximadamente antes de comenzar a cocinar. También es importante el azúcar en polvo o icing sugar que vamos a utilizar. Tiene que ser lo más finito posible para que su textura nos resulte suave y sedosa, sin notar los granitos de azúcar en el paladar.

Después vamos a necesitar un aroma para darle sabor a la buttercream, podéis elegir el que más os guste. Pero tener en cuenta que si escogéis un sabor que de por sí ya es empalagoso, os puede resultar demasiado pesado y estropear el resultado final. En este caso, yo he utilizado «vainilla en pasta», es más natural que otros extractos o aromas y deja un sabor muy suave.

Cómo preparar la Buttercream paso a paso

  1. Ponemos en un vasito la leche con la pizca de sal, removemos y reservamos. La sal nos ayuda a corregir el dulzor de la buttercream y a potenciar su sabor.

Para hacer la crema de mantequilla vamos a necesitar una batidora con varillas o bien un robot de cocina. En este caso, yo he utilizado la máquina thermomix (hay qur poner la mariposa para mezclar).

2. Batimos la mantequilla hasta que veamos que está cremosa y a continuación añadimos el azúcar en polvo (icing sugar). La cantidad del icing sugar será la misma que de la mantequilla excepto en épocas de mucho calor como por ejemplo en verano. En esta estación del año tendremos que añadir unos 50g más para darle más consistencia a la crema.

Os voy a contar un truquillo para que la buttercream os aguante mejor durante el verano, es decir, que la crema no se «derrita» y evitemos su caída. Ya sabéis que la mantequilla y el calor no son muy compatibles, y si la guardáis en la nevera la crema se os pondrá dura como una piedra, por eso, os recomiendo añadir media cucharada de merengue por cada 250gr de icing sugar para que tenga mayor consistencia.

3. Cunado la mantequilla y el azucar empiecen a integrarse, añadimos el vasito de leche con sal y seguimos batiendo unos 10 minutos más aproximadamente (con la thermomix unos 4 minutos a velocidad 5). Cuanto más tiempo estés batiendo, más ligera quedará la crema.

4. Después añadimos el aroma que hayamos seleccionado, en mi caso, utilicé el de vainilla en pasta concentrada. Los aromas en pasta dejan un sabor muy suave y son más naturales (también un poco más caros). Tenéis una amplia gama de sabores par elegir como por ejemplo el de chocolate, caramelo, naranja, menta, mora, etc. Podéis utilizar el que más os guste. Una vez añadido removemos durante 1 – 2 minutos más.

5. Ahora nos queda darle un toque de color a nuestra buttercream. (su aspecto ahora mismo será del color de la mantequilla). Tenéis una amplia gama de colorantes alimentarios, yo escogí el rosa y utilicé colorante en pasta concentrado como el de la imagen. Debemos añadirlo poco a poco para no pasarnos de la raya. Con un palillo de madera cogéis un trocito muy pequeño de pasta y lo añadís a la buttercream, después lo mezcláis bien con ayuda de una espátula o con vuestro robot de cocina hasta que la crema quede homogénea. Para intensificar el color, podéis añadir más cantidad. Y ¡Voila! Os quedaría así de bonita y con un delicioso sabor a vainilla.

6. Una vez tengamos bien coloreada nuestra buttercream, pasaremos al siguiente paso, que sería introducir la crema en la manga pastelera. Para ello podemos ayudarnos de un vaso de boca ancha, colocando la manga pastelera en su interior, y añadiendo la buttercream cuidadosamente.

Cundo lo tengas listo, presiona un poquito la manga pastelera para que la crema se vaya deslizando hacia abajo y que queda más compacta. Después, tendrás que colocar una boquilla con la forma en la quieras decorar tus cupcakes.

¡Ya tendrías lista tu buttercream! También puedes añadir unos adornos como por ejemplo, figuras de fondant, perlas, virutas de caramelo, etc. Eso sí, tendrás que tener cuidado al colocar los adornos ya que la buttercream es una crema muy delicada y perderá su forma en cuanto la roces con los dedos. Por eso te aconsejo que utilices unas pinzas para añadir cualquier detalle.

Y antes de despedirme os cuento cómo podéis conservar la buttercream que os ha sobrado, es muy sencillo, solo tenéis que guardarla en un recipiente hermético o bien en la misma manga pastelera que habéis utilizado (bien cerrada y sellada), y la podéis conservar en la nevera durante una semana o bien en el congelador durante un mes aproximadamente. Cuando vayáis a utilizarla nuevamente, solo la tenéis que descongelar a temperatura ambiente.

¡Y ahora os toca degustar vuestra deliciosa buttercream! 😉

¿Te gustaría leer más artículos como este? sólo tienes que suscribirte al blog y recibirás un correo electrónico semanalmente.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario