Lactancia

El Calostro – ¿Por qué es tan importante?

El calostro es el líquido precursor de la lactancia materna. Es el primer líquido que segregamos después de dar a luz, pero su producción comienza a partir de la semana 20 del embarazo y por eso, es normal que algunas mujeres comiencen a segregar algunas gotitas durante la gestación.

Su aspecto es muy característico, tiene un color amarillento y su textura es consistente. Al contrario de la leche materna madura, que es más ligera, acuosa y tiene un color blanquecino.

Beneficios del calostro

Se dice que el calostro es oro puro porque lo producimos en escasas cantidades y aporta las proteínas, vitaminas y minerales que necesita el bebé nada más nacer.

El calostro contiene altos niveles de anticuerpos que protegen al recién nacido, y esto es algo que no se puede imitar o igualar con la leche de fórmula. La AEP (Asociación Española de Pediatría) recomienda NO renunciar al calostro, aún en los bebés que no serán alimentados con leche materna.

Fácil de digerir. Nada más nacer, los bebés tienen el estómago de tamaño diminuto (como el de una canica aproximadamente) e inmaduro, es por ello que el calostro lo producimos en cantidades muy pequeñas y su composición hace que sea fácil de digerir.

Favorece la expulsión del meconio, que son las primeras heces que deposita el recién nacido. Tiene un aspecto viscoso y espeso de color verde oscuro tirando a negro y está compuesto por células muertas y secreciones del estómago e hígado que reviste el intestino del recién nacido, por ello, es tan importante su expulsión después de nacer, porque es señal de que su estómago e intestinos funcionan correctamente y están bien hidratados. Pues bien, esto podemos conseguirlo con el calostro, ya que tiene un «efecto laxante» precisamente para ayudar a la rápida expulsión del meconio.

Son infinitos los beneficios que aporta el calostro a los recién nacidos. Aunque a veces, cometemos el error de pensar o dudar si el bebé estará bien alimentado los primeros días de vida cuando aún no se ha producido la subida de la leche.

En ocasiones, esto se debe a que el recién nacido reclama las tomas cada poco tiempo, o notamos que nuestros senos aún no están «hinchados» porque todavía no se ha producido la subida de la leche, pero lo cierto es que el bebé sí está bien alimentado con el calostro, y es bueno que los recién nacidos realicen sus tomas cada poco tiempo por 3 razones fundamentales:

  • Estar bien hidratados y recuperar así el peso que suelen perder durante los primeros días de vida.
  • Ayuda a que el estómago del recién nacido comience a funcionar correctamente.
  • Favorecer la subida de la leche. Cuantas más tomas realice el bebé, antes se producirá la subida.

En algunas culturas, desechan el calostro por desconocimiento de sus beneficios, lo cual es un tremendo error ya que como bien os he explicado antes, el calostro es oro puro para los recién nacidos.

¿Te gustaría leer más artículos como este? sólo tienes que suscribirte al blog y recibirás un correo electrónico semanalmente.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario