Primera infancia

Primeros celos de hermana mayor

Pues sí, a día de hoy ya hemos experimentado algún que otro episodio de celos en villa repera. A pesar de nuestro esfuerzo por evitar que la mayor se sienta desplazada, a veces resulta inevitable.

Cuando me quedé embarazada fue un notición para ella. Estaba súper ilusionada porque llevaba muchos años deseando tener una hermana.

Me pasé los 9 meses haciéndola partícipe del embarazo y todo lo relacionado con él. El problema surgió cuando físicamente me vi un poco impedida para continuar realizando las mismas actividades rutinarias con con niñarepera. Ahí creo que fue cuando comenzó a ser consciente de que su vida en familia tal y como ella la percibía en aquel momento, iba a sufrir pequeños cambios cuando naciese la bebé.

En cierto modo me da angustia y me entristece. Aunque busco la manera de evitar que se sienta desplazada, vivo permanentemente con sentimiento de culpa.

Todos los días analizo el tiempo de calidad que pasamos juntas, creo que es importante para poder mejorarlo y organizar así las rutinas. A pesar de que tenemos en casa a una lactante de 2 meses que come a demanda, no descansamos lo suficiente y en general, nos tiene agotados.

Sinceramente no es fácil. Cuesta bastante compaginar las necesidades de una niña de 7 años con las de un bebé. Ambas requieren atención y normalmente la reclaman al mismo tiempo, lo que no facilita la situación. Al final por no restarle tiempo a niñarepera, termino colgándome a la bebé en la mochila y amamanto al mismo tiempo que jugamos. Es una solución para mi, obviamente no para ella, que intenta pasar tiempo a mi lado sin tener que compartirlo con nadie más.

Pero bueno, es cuestión de adaptarse a las nuevas situaciones, aprender a canalizar los sentimientos y a afrontar las adversidades, que no son pocas en época de confinamiento.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario