SÍNTOMAS DEL SEGUNDO EMBARAZO

Cuantas veces os habéis preguntado ¿estaré otra vez embarazada? ¿notaré antes los síntomas del segundo embarazo?. Muchas, ¿verdad? A mi me pasó y enseguida entré en internet en busca de respuestas.

A veces la espera y las ganas de concebir un bebé te hacen sentirte identificada con otras mamás a través de su experiencia o comparar los síntomas precoces del embarazo con el fin de encontrar similitudes.

Por ello, decidí publicar este artículo y así aportar un pequeño granito de arena a todas las mamis que aún estáis en proceso de aumentar la familia.

¿Son los mismos síntomas en el primer y segundo embarazo? La respuesta es No, o por lo menos en mi caso.

En el primer embarazo la sintomatología no se hizo notar hasta la primera falta, mientras que en el segundo descubrí que estaba embarazada a los 7 días de la concepción, parece una locura pero es cierto. En el artículo Embarazo 2.0 os lo cuento todo al detalle.

Ahora vamos al lío que tengo mucho que contar sobre los síntomas del segundo embarazo.

Como ya os he comentado empecé a percibir algunas señales en la primera semana real de embarazo, es decir, 7 días después de haber mantenido relaciones sexuales. Lo que viene a cerciorar que en el segundo embarazo los síntomas llegan antes y más pronunciados que en el primero.

Mareos, fue la primera señal de alerta. Eran bastante fuertes más o menos como cuando sufres una bajada de tensión y en ocasiones me costaba mantener el equilibrio, hasta el punto de ir gateando al baño por miedo a caerme al suelo. Los tuve durante 15 días y después fueron disminuyendo hasta la 5ª semana de gestación que volví a sufrirlos pero esta vez un poco más leves y llevaderos.

Náuseas matinales y vómitos. Hasta el segundo embarazo no había experimentado las famosas y conocidas náuseas matinales. Y lo más asombroso es que empezaron entre los días 8 y 9 después de la concepción.

Además de ser una sensación super desagradable despertar con ganas de vomitar y el estómago revuelto, lo peor es que no se iban y tenía que lidiar con ello durante todo el día. Al principio el simple olor a comida me revolvía muchísimo, al contrario que ahora (6ª semana), que tengo un hambre atroz pero después de comer tengo que hacer un gran esfuerzo por no vomitar.

Dolor de cabeza. Apareció para quedarse durante una temporada. Lo bueno es que poco a poco va disminuyendo y es más bien espontáneo aunque no deja de ser molesto.

Sensibilidad olfativa. Es algo tremendo, como puede ser que detecte olores que no son perceptibles al olfato de cualquier otra persona a larga distancia. Un síntoma que cada vez es más pronunciado hasta el punto de haber prohibido los perfumes en mi casa, de verdad que no los soporto.

Flujo vaginal. Esto es algo que suele suceder en términos generales a todas las embarazadas. Por supuesto cada mujer lo experimenta de una forma diferente según su organismo, pero por ejemplo en mi caso se repite al igual que en el primer embarazo.

El aumento de flujo y su textura, pasando de ser muy fluido a más pastoso y blanquecino e incluso al principio el color era un poco amarillento tirando a café, como suciedad pero inoloro.

Ahora mismo, en la 6ª semana de gestación lo tengo más controlado y apenas lo noto.

Fatiga. Aunque lo he dejado para el final fue uno de los síntomas que aparecieron durante los primeros días de gestación. Cualquier movimiento rutinario me costaba un sobresfuerzo. El simple hecho de subir 3 escalones o coger en brazos a niñarepera.

Dolor pélvico. No hablo de una simple o leve molestia, sino de dolor intenso y punzante en la zona pélvica. Normalmente se hace más notable en el lado izquierdo aunque a veces va alternando.

En principio se entiende que puede estar ligado al periodo de implantación. Si bien es cierto que lo tuve desde el inicio, con el paso de los días fue aumentando e incluso al andar largas caminatas me resultaba molesto.

Igualmente ante cualquier duda lo mejor es acudir al médico para asegurarse de que todo va bien.

Sueño constante. Ya de por sí durante el primer trimestre el cuerpo te pide dormir más horas de lo habitual, pero si a esto le añado que por las noches con motivo del constante reflujo no descanso bien y que por el día estoy revuelta, termino realmente agotada.

Hipo, un síntoma nuevo al que no termino de acostumbrarme. Normalmente comienza después de las comidas y no suele perdurar mucho tiempo aunque no deja de ser algo desagradable.

Reflujo. No es común padecerlo durante el primer trimestre ya que se asocia más a la recta final del embarazo, tal y como me pasó con niñarepera. Pero en esta ocasión lo llevo padeciendo desde la 5ª semana de gestación, algo que no ayuda cuando sufres náuseas.

Sensibilidad en los senos. Si bien en el primer embarazo el aumento de pecho fue uno de los síntomas más característicos y tempranos en aparecer, en el segundo brilla por su ausencia. No tengo hinchazón ni he aumentado de talla, aunque sí bastante dolor similar al premenstrual e hipersensibilidad en los pezones.

Suelo mantener hidratada esta zona del cuerpo porque tiende a resecarse enseguida y en consecuencia aparecen los picores.

Bueno pues estos son los síntomas que he detectado durante las 6 primeras semanas de embarazo. Espero que os haya servido de ayuda, igualmente si tenéis alguna duda podéis dejarme un comentario o enviarme un e-mail.

¡Un abrazo familias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s