Síntomas primer trimestre de embarazo

Durante el primer trimestre la sintomatología puede variar mucho de una mujer a otra. Hay personas que no sufren ninguna molestia mientras algunos embarazos se hacen notar desde el primer mes de gestación. En mi caso, los primeros signos aparecieron a los pocos días de recibir la buena noticia.

Vómitos, mareos, cambioen los senos, dolor pélvico, aumento del flujo vaginal e hinchazón de pies, y sueño muchísimo sueño, fueron algunos de los síntomas que experimenté.12semanas embarazo-mamalarepera

Durante las 3 primeras semanas no aprecié ningún cambio ni indicio de embarazo. Y no fue hasta la semana 4 una vez ya confirmado el embarazo, cuando noté por primera vez un leve dolor tipo calambre pélvico. Continuado por náuseas nocturnas las cuales no asocié en un principio a mi estado.

En la semana 5 empecé a notar presión en los senos y los tenía un poco doloridos, similar a los días previos del periodo. También comenzaron las idas y venidas al baño debido a las continuas ganas de orinar y el aumento de flujo vaginal. Aunque lo más significativo fueron los vómitos. Al principio era algo espontáneo, no tenía malestar ni me sentía revuelta del estómago, podía estar tranquilamente dando un paseo y sin detenerme giraba la cabeza vomitaba y continuaba con la conversación, era como abrir y cerrar un grifo.  Algo súper extraño para mí y para las personas que lo presenciaban claro, imaginaros la situación de estar hablando con alguien en mitad de la calle, ponerte a vomitar y continuar como si nada.

Pero esta etapa finalizó en la semana 12, cuando los vómitos comenzaron a ir acompañados de un previo malestar y ligeros mareos. Me sorprendió una cosa, había oído que las náuseas eran por la mañana al despertar, y en mi caso no tuve las famosas náuseas matutinas. Por las mañanas me encontraba perfectamente, los síntomas aparecían por la tarde noche. Al principio me negué, no sé por qué, a tomar algún tipo de medicamento para aliviar las molestias, supongo que pensaba que no le vendría bien al bebé y que por el simple hecho de estar embarazada, tenía que pasar por ello sin quejarme y aguantando el tirón. Aunque más adelante ese pensamiento se fue desvaneciendo.

En el segundo mes entre las semanas 6 y 7 de gestación, era increíble el sueño que tenía. Me quedaba dormida en el bigote de una gamba.  Por las noches descansaba siete u ocho horas y por las tardes dormía siestas de hasta dos, y aún así, me pasaba el día bostezando y con la sensación de agotamiento físico.

Entrando en la recta final del primer trimestre, semana 8 o 9 de embarazo, mis pies se fueron deformando literalmente. Los tobillos desaparecieron y el hinchazón desde entonces fue en aumento. Lo único que me aliviaba eran los tremendos masajes que me daba mi marido antes de dormir, no disminuía la inflamación pero me calmaba bastante.

Las últimas semanas del trimestre fueron llevaderas, con las mismas molestias que he mencionado. Revisiones médicas rutinarias, analíticas y ecografías normales, la única prueba que salió un poco alterada fue la citología por la aparición de hongos vaginales, pero lo tuve controlado por el ginecólogo y desaparecieron enseguida sin la necesidad de tratamientos.

Aún teniendo en cuenta que muchas mamás superan el primer trimestre sin apenas notar cambios, voy a calificar el mío como “bueno”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s